Construye tu historia

Patrocinado por:

Patrocinado por:

Construye tu historia

Arístides Benavente

“Siempre vas a poder salir adelante y encontrar el camino hacia el éxito”

Durante 25 años ha impulsado Komax, firma que tiene representación de grandes marcas internacionales. Su segundo proyecto fue TotEat, plataforma de gestión de restoranes y locales comerciales. Ambas firmas fueron golpeadas por la pandemia, pero con esfuerzo han podido sortear el devenir de la crisis, mientras su dueño es hoy candidato a constituyente por Aysén, región donde tiene la fundación Patagonia de Aysén.

 

“Yo no quería trabajar como empleado en una compañía, entonces me metí en cuanta cosa hubo. Realmente me fue muy mal”.

Tras salir del Instituto Nacional, Arístides Benavente ingresó a estudiar ingeniería civil en la Universidad de Chile, siempre con un objetivo muy claro: ser emprendedor. “Esa carrera me daba la oportunidad de tener un espectro más amplio en todos los emprendimientos que se me podían venir encima. Yo no quería trabajar como empleado en una compañía, entonces me metí en cuanta cosa hubo. Realmente me fue muy mal”, rememora.

Es así que, contrario a sus ideales, se tuvo que emplear para poder ahorrar y luego lanzarse con algún emprendimiento que lo apasionara. Según cuenta, mientras trabajaba en una corredora de bolsa, cuyos dueños además tenían una tienda de la marca Polo, se fue aproximando al negocio, “donde finalmente les terminé comprando una participación de la compañía. Tras 25 años de ese episodio, el negocio fue creciendo, incorporando otras marcas, tiendas y países”, cuenta.

¿La clave del éxito del negocio? No perder la visión “con otros y para otros”, dice Benavente, pues son los vendedores y las personas que integran el negocio quienes le dieron vida a Komax, tienda que hoy tiene la representación de grandes marcas internacionales.

Sin embargo, a la firma no siempre le fue bien. Según cuenta, los primeros cinco años “vendía muy poco y no me alcanzaba la plata para pagar sueldos”. Después vinieron desafíos como la crisis asiática o la crisis subprime, que “nos afectaron mucho e hicieron caer las ventas. Al final, cualquier tropiezo en la economía nos golpeaba mucho”.
Pese a tener camino recorrido, el Covid-19 también sumó desafíos, cuando el cierre de tiendas en los períodos más críticos de la pandemia fue inevitable y, con ello, la suspensión y despido de personal. “Eso me dolió mucho porque no fue una consecuencia de haber hecho algo mal, sino algo externo que nos estaba obligando, pero ahora realmente estamos empujando de nuevo y la venta online ha sido muy importante”, comenta.

Sin duda esta época de riesgos le ha traído lecciones para el futuro, pero según él los tropiezos son parte de la vida de cualquier emprendedor: “Lo importante es entender que vas a fracasar y te va a ir mal, pero siempre vas a poder salir adelante y encontrar el camino hacia el éxito, pero ese camino puede traerte tropiezos de nuevo”.

Con el tiempo, ha podido reintegrar a parte del personal de Komax y sacar adelante el negocio, pero sin perder el objetivo: la visión ecosistémica, es decir, “tener una mirada hacia los trabajadores, comunidades y medioambiente de manera de darle un propósito a la firma y a las personas que la integran”.

En esa misma lógica es que en 2005 impulsó el proyecto Patagonia de Aysén, una fundación que busca el desarrollo sustentable de la Patagonia apoyando el turismo comunitario. Según explica, esto nació con la iniciativa de devolverle al sistema los recursos ganados con su empresa de manera desinteresada a diferentes ecosistemas: “Por eso creé la fundación, para ayudar a emprendedores de la Patagonia y soñar y hacer realidad que las pequeñas localidades de Aysén se transformaran en lugares en donde puedas alojar, comer y que los mismos pobladores te mostraran los atractivos”.

“(Despedir gente) me dolió mucho porque no fue una consecuencia de haber hecho algo mal, sino algo externo que nos estaba obligando, pero ahora realmente estamos empujando de nuevo”.

“Creé la fundación para ayudar a emprendedores de la Patagonia y soñar y hacer realidad que las pequeñas localidades de Aysén se transformaran en lugares en donde puedas alojar, comer y que los mismos pobladores te mostraran los atractivos”.

Nuevos proyectos

El próximo 11 de abril -día de las elecciones de convencionales constituyentes- se podrá encontrar el nombre de Arístides Benavante en la papeleta. El ejecutivo es candidato independiente por Chile Vamos para la Región de Aysén, y cuenta que tanto en Komax y TotEat, firmas en las que participa, le dieron la posibilidad de ser parte de este proceso y así “contribuir a que tengamos una buena constitución. Chile cambió, hoy es un país más diverso, la gente está más educada e informada, entonces necesitamos otras reglas del juego donde todos pueden participar”, señala.

Respecto a la decisión de impulsar su candidatura, dijo que nunca se lo imaginó, pero está orgulloso de poder ser parte. Dentro de los puntos clave que espera debatir en el proceso constituyente es una mayor autonomía para las regiones alejadas, mayor conexión para ellos y resolver problemas en torno a las energías limpias. Además de que el rol de las empresas cambie y no sólo sea “búsqueda de utilidades, sino que tengan un rol más social y ambiental”.

“Chile cambió, hoy es un país más diverso, la gente está más educada e informada, entonces necesitamos otras reglas del juego donde todos pueden participar”.