Patrocinado por:

Patrocinado por:

Construye tu historia

Paula Estévez

“La clave del éxito, en cualquier gestión, es el equipo que te rodea”

Hacer un máster de ingeniería ambiental cimentó lo que sería su carrera profesional. Con la experiencia que fue adquiriendo con los años, se percató de que ser parte de un equipo compenetrado es fundamental para lograr los objetivos. Hoy la ejecutiva lidera Amcham Chile, donde ha podido contribuir en la integración comercial del país con Estados Unidos.

“Me siento afortunada de haber tenido la oportunidad de contribuir, tanto en el mundo público como privado, en temas tan importantes como el desarrollo sustentable, las relaciones internacionales y la promoción del comercio y las inversiones”.

Tras recibirse como constructora civil de la Universidad Católica, Paula Estévez, gerente general AmCham Chile, tomó la decisión de realizar un máster en ingeniería ambiental en Columbia. Según explica, esta experiencia fue la que la llevó a posicionar la sustentabilidad como un eje central de lo que sería su carrera profesional.

Fue así que se integró al sector energético. Primero en una empresa de fabricación de turbinas eólicas y, posteriormente, como jefa de la oficina de Relaciones Internacionales del Ministerio de Energía, donde tuvo que liderar el diseño y ejecución de las actividades internacionales de la cartera y “contribuir al desarrollo de las energías renovables en Chile”, cuenta, acotando que además, tuvo la oportunidad de promover al país como “destino de inversión en materia energética, lo que me permitió conocer más profundamente la visión de los inversionistas extranjeros”.

Para la ejecutiva, trabajar en el sector público fue “una de las mejores etapas” de su vida y hoy cree que lo más difícil de partir del Ministerio fue dejar atrás las relaciones que se consolidaron con los años. “La experiencia obtenida allí fue muy enriquecedora y me permitió estar más preparada para mi posterior desempeño en el sector privado”, recuerda.
Asimismo, su labor en el gobierno y hoy en el sector privado le permitió darse cuenta y aprender que “la clave del éxito, en cualquier gestión, es el equipo que te rodea”, es decir, agrega, “ser parte de un buen equipo, que sea proactivo y unido, en que haya mucha confianza y comunicación, es fundamental”.

Haciendo una evaluación, admite estar “orgullosa” de las decisiones y el camino que ha cimentado con los años respecto a su carrera profesional. “Me siento afortunada de haber tenido la oportunidad de contribuir, tanto en el mundo público como privado, en temas tan importantes como el desarrollo sustentable, las relaciones internacionales y la promoción del comercio y las inversiones”, añade.

“He debido tomar decisiones que, en un principio pueden verse como riesgosas, pero que en el largo plazo fueron las correctas”.

“He tenido varios tropiezos. Pero, más importante que los tropiezos, han sido los aprendizajes que estos me han dejado. De hecho, cuando he mirado hacia atrás, me he dado cuenta que, si no te caes, no aprendes y no creces”.

-Actualmente lideras la Cámara Chilena Norteamericana de Comercio, ¿qué te inspira, de dónde nace esta impronta de estar liderando proyectos?
-Me inspira crecer permanentemente y aportar a la sociedad. Esta impronta de servir al país nace de mi familia. El ejemplo de ellos me ha marcado profundamente y se ha transformado en el sello que predomina a la hora de embarcarme en un proyecto profesional. Mis padres dedicaron la mayor parte de su vida al servicio del país, contribuyendo a la sociedad desde el sector público y privado a través de proyectos que ponían el bien colectivo por sobre el individual.

-De las etapas que hemos repasado hasta ahora, ¿en cuál te ha tocado tomar las decisiones más difíciles o más riesgosas?
-Siempre es difícil salir de la zona de confort. Sin embargo, he salido por distintos motivos de mi vida y cada vez que lo he hecho, no ha sido fácil, pero he aprendido y crecido profesionalmente. Incluso he debido tomar decisiones que, en un principio pueden verse como riesgosas, pero que en el largo plazo fueron las correctas.
Un jefe que tuve y a quien admiro mucho me dijo una vez: “Si estás muy cómoda, es una señal que tienes que buscar un nuevo desafío laboral”. Ese fue un gran consejo que valoré y tomé como guía hacia adelante.

“Hay varios temas que me motivan y que, a través del rol que tengo en Amcham, quisiera seguir impulsando como la mayor presencia de mujeres en cargos de liderazgo y la promoción de la inclusión dentro de las empresas”.

-¿Has tenido fracasos? ¿Cuáles de ellos te dejaron una lección profunda en tu vida? ¿Por qué?
-Como cualquier persona, he tenido varios tropiezos. Pero, más importante que los tropiezos, han sido los aprendizajes que estos me han dejado. De hecho, cuando he mirado hacia atrás, me he dado cuenta que, si no te caes, no aprendes y no creces.

Cada etapa de mi vida me ha dejado una lección profunda y ha contribuido a mis logros. Haber vivido en Estados Unidos, por ejemplo, fue una importante base para la obtención de mis metas. De igual forma, mi paso por el Ministerio de Energía, en donde pude trabajar con cuatro grandes ministros y un muy buen equipo profesional, fue muy enriquecedor. Hoy, en AmCham, sigo creciendo.

-De aquí al futuro, ¿tiene claro el camino o quizás alguna idea de lo que te gustaría desarrollar?
-Hay varios temas que me motivan y que, a través del rol que tengo en Amcham, quisiera seguir impulsando como la mayor presencia de mujeres en cargos de liderazgo y la promoción de la inclusión dentro de las empresas.

De hecho, valoro mucho que en AmCham tengamos un directorio paritario, porque demuestra que los valores y principios que como Cámara promovemos y que tienen que ver con incentivar un desarrollo sostenible, inclusivo e integral de las empresas y el país, los llevamos efectivamente a la práctica.